sábado

la alegría es genuina

hoy fui a ver al mejor amigo de m, a su mujer e hijos
llevé quince empanadas de carne y cinco de jamón y queso por las dudas. el amigo estaba sentado en un sillón leyendo el diario. yo fui al baño a limpiarme mierda de paloma que me cagó en la cabeza. después me senté enfrente y comentamos algo de m -que le tiene miedo a las alturas y sufre de viajar en trafic en la montaña-. después me ofreció el diario pero preferí la revista hola. podría haber estado sentada sin tener que hacer nada, pero bueno. la presión de conversar es odiosa.
hay algo que me molesta muchísimo. mucha gente critica -especialmente a nosotras- por ser conversadoras. pero quién se banca el silencio?
no ves, yo quería estar sentada de espaldas a la puerta por donde entraba el sol, sin decir nada ni hacer nada, pero como el amigo de m estaba leyendo el diario, era como que no podía estar así sin hacer nada. entonces leí la revista hola, después me fui a ver mi cartera y vi que tenía caca de paloma chorreada por toda la cartera, exclamé algo y volví al baño a lavar la cartera.
no si yo no estoy para conversar. estoy para limpiar, cocinar y alo sumo la revista hola.