miércoles

dònde està el cura?

nos preguntàbamos con inquietud. llegamos al final de la misa, y ya eran diez y cuarto. el cura se equivocò de iglesia. te fuiste a a san martin de tours y era en santa helena...debo aquì decir la verdad. era un cura piola, y eso no està bien.
el cura piola no nos puede a obligar a quererlo ... por màh piola que sea...por nada.
el cura llegò al fin. y comenzò el bautismo. la nueva almita entrò a su renacimiento dormida.

al dìa siguiente, otro bautismo en san isidro.
comunitario, eso sì. uno tras otro los niños eran mojados y los padres se daban vuelta y mirando al pùblico los alzaban en el aire, y la gente aplaudìa. mucha mucha gente.
como en el rey leòn, en que el leòn presenta al leoncito y los monos aplauden,
este es emotivo. una vez el agua, un discurso del cura, que nos adoctrinaba con gestos de silvio soldàn. hasta que no comprendimos el deber de ser padrinos no nos dejò pasar a la siguente instancia: el aceite. ?a ver catòlicos? cuàndo volveràn a recibir el aceite? cuando se mueran, dije yo. pero no, era en la confirmaciòn.

pasamos al aceite, y despuès del aceite les hizo prometer a los padrinos que le daràn un regalo a sus ahijados el dìa de aniversario de su bautismo.
¿a ver catòlicos? quièn sabe el dìa de su bautismo?
se levantaron cuatro manos -seguro que porque fueron bautizados el dia del cumple-

y ahora, dijo el cura al final del acto, un aplauso para los abuelos.

me volvì en tren a retiro.