viernes

teatro colón

ayer fuimos al teatró colón -yo por primera vez!----
entramos por el lateral, como entrada de servicio -como la entrada del hotel faena-
eso fue lindo. ya de movida, estábamos subiendo y llegando a diferentes pisos, en uno entramos, a ver si era el paraíso, entonces me metí en la cazuela, y así fue que estuve por primera vez en el colón. al entrar en la cazuela, la idea de estar en un espacio en círculo me dio un poco de clautrofobia, pero después en el paraíso la sensacion de circulo desapareció... no era tan abigarrado como me imaginaba...
la música era muy romántica y eso hacía imposible concentrarme en ella misma, o sea que los pensamientos se me iban, mirando la boisserie. y sus colores pastel cereza y celeste...
nos acostamos en la alfombra y una chica se quedó dormida...
lo mejor fue la salida. tuvimos que hacer una larga cola, hasta que nuestra amiga L, acomodadora nos dijo: salgan por allá, y nos señaló la dirección contraria. rápidamente manoteé una puerta y descubrimos una escalera lateral, completamente vacía. no había nadie, solo nosotros, y una señora que nos seguía... a cada piso, ibamos abriendo las puertas, para chequear que no nos quedáramos encerrados. hasta que llegamos a una escaleritas y una puerta diminuta: sala de máquinas... forcé el picaporte... y se abrió la puerta! la sala era del tamaño de un niño de tres... tenía dimensiones tan largas como las de un ser humano adulto, aproximadamente mi altura. era como un ataúd de máquinas... todo de cemente alisado...
salimos de ahí por la entrada lateral otra vez, al aire libre. ya llovía.

2 comentarios:

paz levinson dijo...

brindo por la primera entrada al colón!! y por el ataúd de máquinas
por lo menos no las mandan al desarmadero

inés dijo...

si, otro dia brindemos en el colon, podemos llevar champagne