martes

a veces nos da vergüenza

decirle a los mayores que no tiren la basura a la calle, que cierren la canilla mientras lavan los platos, que apaguen la luz mientras no están en la cocina, que usen el transporte público, que separen el papel y el cartón del resto de la basura, que envuelvan en bolsa aparte los restos de la comida. vivimos en un mundo diferente, algunos incluso viven un modo de vida sin consumo, es decir, sin riesgo de derroche. vivimos en un mundo que tiene como futuro el reciclaje. por muchas razones, debemos cuidar los recursos naturales, pero por sobre todas las cosas, es urgente reciclar.

quizás las medidas ecológicas podrían dividirse entre las activas y las pasivas. pasivas significa que evitamos contaminar, activas significa que no sólo evitamos contaminar sino que producimos algo bueno cuando no contaminamos. andar en bicicleta por ejemplo podría pensarse como pasiva, sin embargo es activa, porque mejora la salud, y, mal que nos pese, dentro del entorno del cuidado de la naturaleza el hombre ha pasado a formar parte del cuidao necesario de ella, de ahí que si el cuidado de la naturaleza parece comenzar con una especie e egocentrismo de clase media y alta que come vegetales de granja, quizás sea natural que empiece dese esos lugares ya que ellos son los uqe mas consumen y por lo tanto más responsables, pero bueno, el estado debe utilizar los materiales orgánicos de la capital para generar planes de huertas y fertilizar el país. fertilizar puede ser una gran slogan de uan campaña que pueda abonar con la basura de la capital un extenso territorio para felicidad de todos.
una vez más parecemos condenados a este destino. el futuro es el campo, pero la ciuad puede aportar su semilla a este campo. creemos fertilizantes. fertilicemos ya!