viernes

uia...

quería llevarle un pan dulce a mi psicólogo pero fue imposible
no podría ni decir qué hice ayer porque ayer dormí una hora y media, y luego dos horas de siesta
hoy por suerte dormí 7 horas...por suerte!
mucha fiaca de pedalear hacia el trabajo

quiero pensar pero no quiero pensar, pensar pensar.
pensar que...

pensar qué verbo horrible. me hace doler la cabeza.
pensar me hace doler la cabeza. las neuronas están cansadas, al igual que cualquier otra parte del cuerpo que hayamos exigido demasiado.
una vez que nos enfermamos, el cuerpo se limpia. queda en nosotros lo mejor
pero no podemos donar neuronas ni el cerebro es u órgano que misteriosamente no se enferma casi nunca... no hay gripe cerebral, ni intoxicación cerebral. hay sí dolor de cabeza pero quién podría pensar que lo que duele es el cerebro?
si el cerebro no duele!
dolerá la corteza, o será un simple reflejo que se sienta por allí en alguna terminal nerviosa.

a veces te preguntan qué estás pensando
disculpá, no estaba pensando estaba durmiendo...

hablar es necesario para poder pensar
nosotras hablamos mucho más que los varones porque al hablar se piensa de uan manera diferente
en cambio pensar de a uno solo, o decir tengo que hacer esta cuenta, oh no, es tan poco espontáneo, tan estrcuturado
no quero hacer más cuentas me duele la cabeza!