viernes

la paja en el ojo ajeno

ayer en la librería, la empleada -de mi camisa escocesa con volados-

-qué divina camisa. mi hija tiene la misma
-sí, ya sé, la vi en varios lados...
-es divina. no se necesita planchar
-pero no te parece muy de señorona
-nada que ver, mi hija tiene veintiuno
-si, yo tengo veinticinco pero se la he visto puesta a gente de más de treinta, te digo...
-ah, no. nada que ver.
-pero me han dicho que parezco muy señorona con esto
-¿sabés por qué te dicen eso?
-no, por?
-eso es la envidia. suele pasar.
-no creo... me lo dijo una amiga...
-y, eso suele pasar.


ayer tuvimos una comilona
preparé ensalada de porotos con salsa de anchoas!
qué delicia
y lo mejor: la decoración. amontoné lechugas y las coroné con los porotos en su salsa
quedó divino.
y en medio de eso y el despliegue de zapallitos re-aun no rellenos con carne cortada a cuchillo- llegó la posible roommate. tiene veintiuno es inglesa pero habla portugues. al ver el morfi se quiso quedar inmediatamente pero la retuve

mejor vení el sábado... sí, a la mañana está bien.

chau...

estaba chocha con la casa

eu gostaria de comvidar umas garotas a mi cuarto, no para dormir, para estar un rato nomás.

bom, no hay probjavascript:void(0)lema,
see you on saturday...