lunes

la vida está aquí

el otro día se brindó con champan por la autosuperación.
me gusta brindar por algo, me parece que le da un contexto a las cosas. brindamos por autosuperarse, que es también inventar nuevas
cosas, e ir más allá, desafiando las miradas y preconceptos de

el sábado fuimos al fútbol de teo, el chico de apenas seis años que ya marcó su gol número cien. a él se le ocurrió contabilizar sus goles -le gustan los números- y así qué vemos, qué talento para los números y qué talento para hacer goles. también fui a la calesita con la hermanita y me pegué un mareo. nunca te pongas en la parte de adentro de la calesita

este fin de semana vi una película de felini, comí pizza, comida china y también hice tres docenas de empanadas en el cumpleaños de una amiga.

mientras yo hacía las empanadas S escondía toda su ropa en el placard para que la casa estuviera ordenada.
sus ollas son de teflon.
dos kilos de carne ppicada en un wok. tres cebollas, media zanahoria rallada... todo muy ráppidamente se convirtió en empanadas muy ricas.