viernes

ungrandíaungranmesungranaño

gracias a mi amiga, ahora es como un diario íntimo, el día a día de encuentros y desencuentros.
por fin pudimos pasar la tarde juntas. el tal remolón resultó ser un chico que la llevó a pasear por las villas y se re divirtió. juntas, a pie fuimos a las catacumbas, pero otra vez, no funcionó el horario. !era a las tres de la tarde! no importa. vamos a visitar el nacional buenos aires. entramos al colegio tan famoso por primera vez.

-!chicas!
cagamos nos descubrieron que no somos alumnas!
-cierren bien la puerta por favor. nos dice una vieja que está posada arriba de un calorventor.

seguimos, y al llegar nomás a un patio nos quedamos como hipnotizadas y por supuesto intenté abrir la puerta en vano. un patio tan grande y cerrado y lloviendo. loco! entonces vino
un viejo y nos susurra

-chicas, ustedes no son alumnas. no pueden estar acá

!nos descubrieron!

qué divertido. ha sido obvio que no tenemos quince años.

adió colegio y manzana de las luces....

a cambio nos metimos en el museo etnográfico! fue increíble!!!