jueves

qué dolor de cabeza

dos minutos son 120 segundos y muchas más micromilésimas de tiempo.
la mente sigue la rutina de todos los días, en busca de paz encuentra una economía relativa, siguiendo un camino pautado y se demora en él y mientras tanto piensa... piensa... o queda en blanco...
queda en blanco, descansa... nuestro cerebro... debemos dejarlo en descanso, y seguir las rutinas sin pensar, no lo usemos. allá está como dijo freud, un chiquillo malcriado e imperativo que se saldrá con la suya.
fluye sin necesidad.
con los dos hemisferios, uno está en blanco, sigue sus rutina y relajado, el otro se mueve, inquieto, quiere salir. al dejarle paso con el campo blanco lo vemos venir de lejos, da un salto, atraviesa el campo blanco y sale, podemos contemplarlo mientras atraviesa el campo, no es una ilusión: no podemos atajarlo pero si darle tanta libertad para qeu corra desde lejos y se canse. abran cancha que ahí viene don quijote de la mancha. el locuelo que recorre los campos viendo molinos es mejor dejarlo suelto que encerrarlo.
ay, quisiera releer el quijote.