martes

coleada

cuando garúa como ayer el asfalto se humecta.
la bicicleta pierde su maniobrabilidad de costumbre, colea
hay que ir más despacio,
los autos colean y se zambullen en pozos de arreglo de calles
yo coleé. fue cerca del cordón. no fue escalofriante, fue una coleada
mínima -no puedo accidentarme, debo llegar a tiempo a la clase-.

dejé la bici en casa, mejor voy a la clase en colectivo.
la até en el poste. pasé a caminar hasta la parada, veinte metros.
dejó de llover, el asfalto ya se secó.
vuelvo, y la recupero. antes de recuperarla pienso entrar a casa
y ponerme el impermeable. qué buena idea
al final tenía tiempo de sobra. ¿por qué apurarse?
esa entrada casi incluyó las botas pampero. pero no la incluyó.
el resto del viaje sin novedades.

2 comentarios:

Obelix dijo...

coléame a mí mí mí

loscajones@gmail.com dijo...

hola la lá!!!
colianos a la parrilla bubuuuuuuuuu