sábado

imposible de componer en un sintagma nominal

ya que hasta el momento venía conformando mis cagadas a partir de un sustantivo y un verbo...
pero el último episodio contiene varios elementos.

Nunca visto en la realidad, sólo en las películas!

nadie tuvo que armarlo, fue espontáneo: el viernes, tras largos días de madrugones, tuve una mañana libre. antes de irme a dormir decidí aprovecharla haciendo un poco de limpieza. dormí hasta las once y diez y emprendí la limpieza del cuarto
soy de la creencia que limpiar bien implica generar un desorden deprimente en todo el lugar. así es porque si querés limpiar el piso tenés que levantar todas las porquerías, zapatos, sillas, alfombras, y acumularlas en el colchón, previo a haberle sacado las sábanas para cambiarselas.

limpiaba concienzudamente los dvd con un pañito naranja cuando me acordé de la parte más sucia del cuarto. atrás del televisor, que como no lo usamos, está acumulando gran parte del polvo del mundo. arriba del televisor, el ventilador, único de la casa. atrás del mueble las inmensas pelusas, el zócalo cubierto de polvo. como cualquier persona acorde a su trabajo me relamí al ver tanta mugre, esperando desaparecerla con el escobillón. cuando zácate! empecé a ver gruesas capaz de polvo sobre la tele, entonces dije, no no puede ser. interrumamos la mejor parte para tomar un paréntesis con el paño naranja. charán! cuando moví un poco la tele para repasarla, bram! el ventilador se cayó para atrás y mi mirada se dirigió a la pared para ver si se había manchado, porque había pegado un rasguñón contra la pared, pero oh sorpresa, lo sigueinte me distrajo absolutamente de lo anterior: al caer se pulsó el interruptor numero uno y en ventilador había empezado a funcionar!
di la vuelta a la tele, llegué para levantarlo del mueble y vi con desilusión que todas las pelusas habían desaparecido... se las llevó el viento. no sé dónde, y nunca podré barrerlas...