domingo

de todo lo que quiero decir,

la mayoría no entra en este blog. no sé por qué, lo olvido y lo recuerdo tarde.
aparte he hecho un voto de silencio. ahora soy como un monje de los que no hablan, solo se dedican a cocinar y plantar rabanitos -eso sí, cómo se organizan, no lo sé. no hablan, meditan en la creación divina y cocinar rabanitos y tartas de espinaca, las vende uno que solamente habla los números y se manifiesta por medi de papeles escritos, reciben cheques y tarjeta de crédito porque tienen home banking.

2 comentarios:

Rodrigo dijo...

home banking no! basta!

myrna minkoff dijo...

este es el mejor block del mundo. Lo primero que hay que leer todos los días. Lo que pasa es que no siempre uno comenta.