miércoles

poncho duerme en un poncho viejo

y por las dudas arriba le pusimos una camisa vieja. cambió de cama porque la frazada anterior estaba mugrosa. y ahora poncho está bañado. aunque no se le puede mojar la cabeza, entonces sigue teniendo olor a perro. creo que el olor a perro es inevitable.

ayer me encontré en la puerta con alicia y el ex policía, que tienen un gato y un perro. el ex policía estaba feliz: un nuevo amigo, dijo y levantó los brazos. no, no, es por una semana...
pobre alicia.