viernes

podría escuchar horas el ruido que hacen las mujeres revolviendo la cartera. escuchás el cierre relámpago, sonidos amortiguados por el cuero, las uñas contra materiales que se chocan entre sí conteniendo líquidos, aerosoles, sonajeros como llaves, tintineos de pulsera, fuertes inspiraciones con la nariz y olores, click de una cajita que se abre, el clockito del botoncito a presión de la billtera, el tap del celular y su ronroneo, el click clak de una estilografica que se abre y se cierra a la agenda, el botón de una crema para manos, la tapita del alcohol en gel, productos del subte. cuanto más maquillaje, pedicuría, manicuría y peinado de salón tiene la mujer, cuánto más perfume, zapatos y tailleur, y peeling y gimnasio tiene, más opulentos y ricos parecen los sonidos. hay algo en sus uñas que hace la diferencia.