domingo

a las doce en punto me dormí, a las doce en punto me desperté.
a las doce y diez me levanté, a las doce y quince abrí todas las ventanas, a las oce y dieciocho saqué el tapón de la bañadera y enjuagué el traje de karate qeu estaba en lavandina, a las doce y veintitres tomé mate, a las doce y veinticuatro saqué la ropa seca del tender, a las doce y veintisiete clasfiqué la ropa sucia, a las doce y media metí la ropa en el lavarropas, a las doce y treinta y dos consideré las prendas que debo lavar a mano, a las doce y treinta y cinco recalenté el agua de l pava y pensé que me merecía una pausa, a las doce y treinta y seis pensé en poner música pero no me dieron ganas, a las doce y ocho boludeaba en internet y a las doce y cuarenta y seis terminó esta pausa.

2 comentarios:

Eve dijo...

a qué hora te fuiste a dormir la siesta ?

inés dijo...

no dormí la siesta!!
corrí por la reserva.