viernes

oh dios

siempre lo mismo, oh dios, oh dios. oh dios qué? que me quedan siete minutos para levantarme e irme. ayer dejé todo preparado, solo que me faltó un pantalón sin el cual no puedo ir a trabajar.
y no sé, si me lo pregunto así, donde estoy, donde está.

podríamos vivir en joggins, pero no da.

REVOLVER
ayer me quedé pensando bastante, a partir de una cosa que vi, una persona revolviendo el arroz, que hay

cosas que debemos revolver
y cosas que NO debemos revolver
el arroz pertenece a la segunda categoría


un día escuché o leí que no sé qué cultura aborigen, indios decía el texto si me lo permiten, solían hace fuego en la tierra, meter una cazuela con agua y arroz, enterrerarla y echarse a dormir, para sacar el arroz perfectamente cocinado luego de la siesta. ves, no era que el arroz tenia su punto justo, era la siesta la que tenía el punto justo del arroz.
la comida es como los hijos o las plantas: debemos acompañarlos en su crecimiento, que será natural y no depende de nosotros, y al tiempo qeu esto ocurre los vamos guiando para que tomen una forma -la forma, diría gombrowicz- una forma bastante parecida a la nuestra -por suerte- y nada de lo que hagamos acelerará o atenuará el crecimiento natural que se desarrolla por una fuerza que es la misma que nos guía a nosotros mismos y que por lo tanto no podemos dominar ya que también estamos sometidos a ella. -la temperatura/léase álito divino-

así, la comida guiada por la temperatura y fenómenos atomosféricos como la humedad, tiene sus propios caminos que debemos contemplar con paciencia para intervenir solamente modificando algunos elementos en el tiempo adecuado...

revolver tiene como única función, cuando una mezcla está cruda, mezclarla, y cuando se está cocinando, que no se pegue o se hagan grumos.

mientras qeu alguna personas que revuelven una mezcla qeu esta cocinandose no solo no aportan nada sino que perjudican la activa integración que la temperatura realiza entre los juegos y sustancias de la comida
revolver una salsa de vez en cuando para que no se pegue,sí, el resto del tiempo, dejarla en paz, destapada, obviamente!
revolver el arroz parece así el colmo de...
es tan raro, tipo, qué estás buscando en la olla que tanto revolvés?

lo mismo va, señores, para los que revuelven las piezas del asado antes de darla vueltas.
darla vuelta una vez alcanza. no tenés que moverlas, y no solo las dañás, mutilás la carne, sino que también no solo no djas que se cocine en ese eterno movimiento sino que estas no alimentando con fuego el asado, lo cual era tu tarea principal y así tu asado será un asco y sabés qué, no me sorprende que agarres un chinchulin y lo partas en tres porciones para dalre una a cada invitado porque el mismo gesto de revolver el asado es el de pichulear las porciones:
creer que toda la comida es tuya, cuando en realidad, ella es de todos, está sola y se cocina sin tu participación directa.
viva la autonomía culinaria!