lunes

esto no tiene fin

de banalidad en banalidad... escribo para cubrir la ignominia de la banalidad previa,
y lo que surge es una banalidad aún mayor...
tan grande es la banalidad en esta vida que a veces creo que vivo para escribir este blog.*


a la pregunta ¿de dónde salen las perchas?
hoy encontré la respuesta
vienen de la tintorería.
son esas perchas de alambre y plástico que tanto me enervan que se enredan
enredan enredan...
las verdaderas perchas se compran en once. son de madera, etc.
y algo brillante: las perchas donde colgas las polleras. mecanismo que también intriga
ya que por su poderosa Maquinaria parece destinada a contener al menos tres prendas...
y sin embargo la incomodidad de llevar adelante ese poderío es demasiado horrible.
algo que solo los patos criollos comprenderán.


pero

la incomodidad de buscar por la tintorería Cuatro Polleras escocesas
y luego ir a la carnicería a comprar osobuco y luego ir a la verdulería para completar los elementos del puchero... solo la conoce la señora que a la entrada de mi casa enredé entre perchas y apio

oh..... el grito no era de susto sino indignado
tironeo va tironeo viene en medio, el apio cosquilleaba la muñeca y las pulseritas de plata de la gorda, tironeo va, tironeo viene se cayeron al piso los huevos... y bueno, cosas que pasan...
chiribín chiribín.




^* verbo postular se relaciona con el verbo to post?

4 comentarios:

meki dijo...

Ine yo nunca supe que se podían comprar perchas hasta hace muy poco. Pensé que había que ir consiguiéndolas de la tintorería o robándolas por ahí. Hacía mucho que no conseguía, y medio me estaba resignando a amontonar mi ropa bastantito. Cuando no puedo amontonar más, pensé, tendré que regalar ropa.
Esas de madera son demasiado hermosas. ¿en Once, decís? Voy a pasar.

ine dijo...

meki, sí hay una casa en once que tiene todas las variedades, si mal no recuerdo es en lavalle antes de llegar a paso o la otra, donde está la calle de ropa y bombachas de campo.

myrna minkoff dijo...

Hay una tienda que se llama José Perchas en Larrea y la primera paralela a Lavalle hacia acá.
Yo creía que Perchas era el apellido pero no, era que el negocio se llama José y vende perchas. Pero como estaba todo escrito igual...
Hay de madera, de plástico y esas con mecanismo para polleras y palitos desplazables para pantalones.

ine dijo...

ahí está, es ésa
o sea tucumán y larrea, seguro es esa, es casi en la esquina o la esquina misma
está buenísima!