miércoles

juicio!

!juicio! decía mi abuela cuando nos poníamos a gritar.
vos tenés sellado en la cara un gesto de fastidio. será por tu educación?
por qué no sonreís? siempre parecés enojada...



ayer hablamos con la suegra su próxima novela, tema: la vida desgraciada de una mujer acosada por su ex marido... como en durmiendo con el enemigo...
pero yo le dije: por favor, hacé que ella lo mate a él... y no al revés.
pero todo conduce a que él la mate a ella, porque al divorciarse -analizamos- él pierde a su ser odiado y su razón de ser odiador.
comimos carne, ensalada, tortilla, pan con queso, tomate, zapallo, batatas, helado.

pero ayer, como no estaba mi suegrastro, estábamos muy relajados conversadno y dije dos malas palabras -en la sobremesa, no a la mesa-


ayer, cuando volvimos a casa, hablamos de nuestras vacaciones jesuíticas
sí, irremos a una estancia jesuitica de uruguay, a ver los bienes temporales que los jesuitas tuvieron que abandonar y de los que se hizo cargo san martín padre y san martin hijo visitó.



y mas tarde en 1825, le dijo a Merceditas.
que humanizara el carácter y lo hiciera sensible, aún con los insectos.
que odiara le mentira y amara la verdad
que fuera confiada y amistosa, pero respetuosa, especialmente con la propiedad ajena, -pero
caritativa. Discreta con sus palabras -porque las palabras, cartas y escritos también son propiedad del otro, así como las religiones son propiedad del otro y por eso no debemos hacer uso de ellas, porqeu ellas son propiedad del otro y también su verdad, que feura dulce con los criados, pobres y viejos, hablara poco y lo preciso, fuera formal en la mesa, amara la limpieza y despreciara el lujo.