lunes

una sí otra no!



El dueño, el viejo de ojos celestes. Veo que hoy está sentado bastante aburrido. Hacen 3 grados de temp. ambiente.  Es mi oportunidad. Estaciono en la heladería Cadore.
-Uno de un cuarto por favor.
-33.
Decido dirigirle la palabra y como tengo planeado lo que voy a decirle me sale espantoso:
-Tengo una propuesta para usted.
El viejo sonríe. Eh, vieijo verde... es de esos del tipo italiano -señor Cadore se llamará?- Jajaj viejo yo sabía que te ibas a poner contento, pero antes de que logres articular palabra...
-¿Vio que Cadore tienen el mejor dulce de leche del mundo?  (Esto es cierto, ganó un concurso).
-Bueno, vio Fredo? Tiene una promoción de un cuarto de dulce de leche por dieciséis pesos. Quizás ya se lo dijeron pero sería genial que Cadore tuviera lo mismo!


Sentados en el comedor en la casa del country. O tal vez, sentado en el country, en el comedor de la casa. En la cabecera, georgie, mi suegrastro. a mi derecha, martìn, enfrente mio, Beatriz.
Estoy angustiada, se me acaba el libro y no tengo qué leer. Ya revisé la biblioteca de Beatriz, (Saliò balada del cafè triste de carson mc cullers dedicada de la madre de mi suegro a mi suegro en el 66!!) pero quisiera hacerlo por segunda vez, solo que esta vez, como ya beatriz llegó, no me animó a explayarme hurgando en la biblioteca a mi piacere. Así que decido pedirle permiso:
-Beatriz, qué tendrás vos por ahí para  leer? Porque se me està acabando la novela y me quedo sin. Què tendràs en la biblioteca?
-Querès leer una novela?
-Sí...
-Te doy a leer priemra parte de la mía
Plop!
-No, pero la quiero ver entera.
-Ah, no todavía no la terminé...
Plop!

Una de estas conversaciones es verdadera, la otra no.