jueves

teresa

se llama la mujer que me atendió en la peluquería. tenía pelo rojo, piel roja, boca roja y ojos rojos. teresa era como un conejo. lo gracioso fue que al rato de salir, me la volví a cruzar en la calle, y como hacía nada que nos veíamos la saludé. chau, gracias, le dije.
ay te las hubieras dejado, quedan re bien...eso te dicen los que no tienen canas.

en la peluquería hacen cosas increíbles. hay unas tinturas aplicadas arriba de unas chapas metálicas, y otras arriba de papel vegetal, y todo al final te lo envuelven en papel de plástico filmico, somos todas espárragos...

un día tenía un casamiento y tuve que peinarme, pero se largó a llover. fui en bicicleta y paraguas al lugar, me hice un peinado y salí. antes de llegar, pasé en bici y estacioné. los muchachos de la peluquería estaban afuera tomando café de un carro y me silbaron. entre a la peluquería con impulso fuerte, y el chico que me atendió al rato me preguntó con timidez ¿vos pasaste en bici recién?

gran parte de mi actitud se debe a una campera de carreras renault de neoprene.

-qué cartera canchera.
-me la regaló una amiga.
-pero si te la regalé yo !!!
-ah la campera? te entendí la cartera. a esta hora de la noche no me pidas demasiado...