viernes

más y más

intuía que tener 28 iba a ser divertido pero no sabía que iba a empezar el día del cumpleaños.
prendí las bengalas de una torta que desafiando el sentido común explotó de fuego sin dañar, al día aiguiente tomé el tren en retiro para ir a ver la competición de skate amateur y me propuse ser skater. acepté todos los regalos que me hicieron sin intención de cambiarlos, me los puse/leí/comí/calcé/ incluso mi suegra me regaló un porta aros una muñeca de madera pintada de un vestido rojo de lunares blancos con sombrero de ala y ganchos en el cuerpo que sirve para colgar aros, y que lo puse en el baño donde se tambalea en el lavatorio -?- unico lugar y porta tan solo dos pares de aros porque oh, perdi el par de aros favorito y el resto estan en las carteras donde quedaron cuando me los saque para hacer gimnasia...
todo fue incorporado sin demora.