miércoles

matanza nocturna

el lunes tomé frío, el martes me resfrié, y me desperté a las tres y media de la mañana con sed por respirar por la boca y los mosquitos nos torturaban. entonces m se levantay lo ve en la pared, pam, le da, y lo mata, y lo ve en otra pared, pam, y lo mata, ok, digo yo, y voy a apagar la luz y en la milésima de segundo antes veo al costado de la cama, atrás de la mesa de luz, un mosquito durmiendo, y vuelvo a prender la luz, y pam, lo maté, y todo nos tuvimos que limpiar las manos con papel higiénico, llenas de sangre, pero pudimos descansar.

ayer a la noche empezamos a visualzar el techo, comprendiendo que se quedan por las paredes, pero las manchas de sangre de otros mosquitos, y o basuras que no quisiera identificar, probablemente insectos muertos me hacían confundir y ver mosquitos donde no los habia mientras m parado en la cama, con vista de hombre negaba su existencia...
hasta que mató solamente uno y nunca supimos donde fueron los que se escaparon del primer sablazo.
yo me tengo que ir a dormir al otro cuarto, me dice, porque yo roncaba. no te vayas, me voy a limpiar la nariz, dicho y hecho, me limpié la nariz y me durmió conmigo.
a la noche parece que te congestionás más todavía, no?

me tengo que ir a escribir la nota de catamarca -eso espero- en donde hablo de la existencia de un auténtico desierto en argentina... es para una revista qeu se distribuye en los colectivos de larga distancia, por eso en la nota es como qeu tengo prohibido mencionar otros medios de transporte como bici, auto, o avión. de pronto ahora que lo pienso mis hermanas nunca la reciben, y viajan en parana y la estrella, no sé en qué colectivos se distribuirá...