miércoles

la noche es linda

hoy a las diez tomé por avenida córdoba para ir a una entrevista. amando el sol y el verano.
después de varias cosas incluido el almuerzo, tome de vuelta por la avenida córdoba. notando la diferencia porque solía recorrerla a la madrugada, y ahora eran ya las seis de la tarde.
pasé por el mismo lugar de la entrevista, y seguí de largo. y al pasar de largo pensaba qué me guía?
voy a este lugar sin querer queriendo. y al lugar donde había ido antes? también, fui porqeu tenía ganas de pedalear... en realidad no fue así. fui a casa de marian porque me había olvidado el casco en su casa. o sea que no quise quise ir... pero bueno. si me olvide el casco, fue porque tan mal no me hacía ir, no?

me gustaría que este año los proyectos que tengo en mente se realicen.

otra cosa que pensé es en lo real. cuando estamos angustiados, cada cosa como por ejemplo un par de medias que estamos doblando, nos provoca oleadas de temor... sentimos que el mundo es extraño, que ese par de medias que forma parte de todo es una aberración, algo deprimente que nos está diciendo que el mundo está muy pero muy mal... en el fondo, todos los días algún tipo de asombro, para bien o para mal, nos alerta la misma cosa, que el mundo es muy raro. qué es más real, ir por la vida pensando que el mundo es raro, o ir como si nada... ? capaz la pregunta no es relevante.

por otro lado, en un momento de intensa angustia, que no me suele suceder, pensé en decirle a mi psicólogo que lo que sentía era la sensación de que no había nada, pero la angustia no era "no había nada" sino "la sensación de que no había nada", por lo tanto, la idea de "no había nada" se podría intercambiar por cualquier otra, y de hecho no había nada no es lo que le quise decir a mi psicologo pero ya me olvidé de lo que pensé, porque lo importante es que la angustia era una sensación fuerte, pero sin contenido. ni pensé que me iba a morir, ni nada, solamente una angustia galopante como el corazón de un caballo en que podemso ver las venas que se inflan por oleadas de sangre, va y viene, va y viene todo guiado por un corazón que podría llegar a explotar...

nos ilusionamos con que podemos controlar el mundo y no es así. no lo podemso controlar. es la sensacion de hallarnos desconectados... o tal vez, deprimirse al hallarse desmotivado, sin motivo de hacer.

pensé que estar motivado tiene que ver con la idea de motion, o sea, movimiento
motivo es también razón, es decir qué nos mueve, qué nos hace avanzar?
yo un par de días me despierto y no tengo muchas ganas de levantarme o me quedo haciendo modorra, de pronto algo me hace levantarme, muchas veces el mate, o no sé qué idea, algo me hace levantar de la cama, si es que ese día no tengo que ir a trabajar...

2 comentarios:

Rupert dijo...

motivo es razón... tá bien, pero la mayoría de las motivaciones nuestras tienen razones, digamos, muy oscuras, o díficiles de desentrañar. Casi imposibles, son los sentimientos.

Paulita dijo...

Qué fuerte!
Me gustó mucho lo de la angustia como el corazón de un caballo galopante y las venas que se inflan
un texto que necesitaba leer
abrazo