miércoles

la noche pasó, el día llegó

ayer dormí pésimo, preocupada por el pan. me desperté transpirada y con sed y fui a la cocina a ver si el pan había levado. en mi mente era como que el pan jamás levaría porqeu le agregué bastante salvado o sea que era una cantidad de salvado que yo sabía que era demasiado... lo hce así para que llegara al kilo porque el pan de mollde debe pesar 1 100 y mi preparacion era de 950. por eso dormí de manera pesadillesca y a las tres de la mañana vi que había levado y decidí ok, voy a dormir porque cuando sea temprano habrá luz. igual me desperté sola a las cinco y media de la mañana y prendí el horno. ojalá la cáscara me hubiera salido más blandita y de color negro y no este aspecto asqueroso y amarillento...y más duro que una piedra...

bueno. seguiré experimentando, igual.
y haré un pan de viena bellísimo.
haré un pan de viena tan lindo que me lo voy a devorar...

lo importante es que la noche ya pasó, el día llegó y el pan ya se horneó.