viernes

contestar mails ja ja ja

Me tengo que ir en ocho minutos.

Vine a darle de comer a Juanita. No estaba para nada desesperada, sí buscaba afecto y hasta me mordía. Su lengua es mucho más áspera de lo que me acordaba, no parece una lengua. Ella no llega a ronronear, pero cuando me muerde casi ronronea, igual no la dejo que me muerda, si me muerde yo la apretujo fuerte.

Anoche dormí pocas horas. Hoy en karate como que retomó la gente, les costó arrancar, lunes y miércoles no vino nadie, hoy estaba lleno. Me encantó de la primera clase, del 6 de enero, que al final practicamos solo heian shodan. Me encanta que el maestro le de ese significado a una clase, como diciendo: practicar lo básico, el primer kata la primera clase del año.

Luego hicimos tekki shodan y mejoré bastante la posición.
Sensei los reta mucho a los más jóvenes, como que son flojos, que no son rápidos, que no son fuertes. Y un poco de razón tiene... imaginate si yo tuviera el cuerpo que tienen algunos de mis compañeros. Hay uno, Mariano, que es altísimo y tan grandote que casi no es normal. Tiene cara de indio. Si el hiciera realmente fuerte, podría luchar contra diez personas y vencerlas de una sola vuelta. Pero su fuerza está muy desaprovechada. Por eso sensei siempre le pega en la cabeza, para que focalice un poco.
Quién sabe de donde viene la energía...Pero de algún lado tiene que salir.
Sin duda el embarazo me dio mucha energía. Ni yo misma entiendo cómo puede ser, podría estar en mi casa medio tirada, y hasta me da fiaca cocinar, pero es estar en la clase y ya no hay ninguna molestia... Hoy empecè la clase tirando iakusukis que parecìan una masita porque tuve que usar el traje mas pesado y me estaba calcinando. Pero a poco de empezar el movimiento, retomè la energìa del grupo y me recuperé. A veces me dicen pero cómo te movés así? Cómo hacés para pegar una patada? Y yo les digo pero si yo no pateo con la panza, pateo con las piernas...! Siempre sentí que mis piernas son muy fuertes esa es la clave, y además claro, soy muy estricta y exigente conmigo misma. O mirá si voy a estar tirada en el piso derivando en una clase de yoga junto a quince mujeres embarazadas como orugas... qué tipo de persona sería si hago eso, sin duda no sería lo que soy.

Cuando empezó la primera clase del año, todos se hacían los distraídos y nadie pasaba el trapo. Después de la clase, los trapos no estaban por ningun lado. Aprovechando que soy cinturon azul y había otros de color violeta y naranja los mande al baño que buscaran los trapos y juntos limpiamos el piso. Lo hicieron casi a regañadientes! Esas cosas me parecen iuncreíbles.

Debo irme volando.
bye!