domingo

progreso indefinido

anoche soñé que corría, con un short, aplicando más y más la velocidad. mi elemento favorito es la tierra y mi posición, la horizontal. no me gusta leer sentada. algun dia me compraré un gran sillon, cuando lo encuentre y si tengo la plata.

en el tigre jugamos al iching literario, yo pregunté cómo será mi hijo, rubio o morocho, y me dijo que sería "negro". yo una noche soñé que era un bebote gordo y rubio. como mi suegra y su madre, pero no, hay muchos más morochos en la familia, así que ojalá que sea como martin, y su padre de piel mas oscura.

ahora estoy leyendo la novela luminosa. un tanto depresiva... adivinamos la barba sucia de yogurt de levrero... sus amantes cariñosas pero que se niegan a dormir con él mas de una noche seguida. no hyay pretensiones, no hay descripciones, solo una constancia diaria en registrar sus sentimientos de una manera económica. estoy segura de que un diario para ser divertido debe ser temático.
aunque si el tema es la enfermedad podria ser un tanto deprimente. solo que nos ofrece muchas posibilidades, porqeu siempre las enfermedades van cambiando, van mejorando, empeorando, ofreciendo sintomas y cambian nuestras rutinas, insertándonos en nuevos mundos y vocabularios.
no así una práctica como el karate. pero me hace feliz retomar karate mañana. una nueva rutina, el orden y la posibilidad de mejorar indefinidamente.

9 comentarios:

María Mercedes Cáceres dijo...

Hola, Inés! dónde la conseguiste? finalmente acá en Merlo me dijeron que estaba agotada. Ahora me acordé que nunca busqué mi seña! Si tenés el dato te lo agradecería.

ana dijo...

el orden y la posibilidad de mejorar indefinidamente.

din dijo...

¡Qué cosa!Los mundos interiores de cada uno me llaman poderosamente la atención. A mí, "La Novela Luminosa" me resultó irónica, llena de humor; me elevó el espíritu.

(Gracias por mostrar tu mundo. Y por tu creatividad)

Un abrazo.

inés dijo...

la novela luminosa no la compré... está en la casa de una amiga a la que le cuido el gato y para colmo no es de mi amiga, a ella se la prestaron por eso nunca me la pudo prestar, pero ahora que no esta lo leo en su casa... no estara en mercado libre?

inés dijo...

din te cuento que llegue a la mitad y se pone mejor el diario, de hecho el mismo narrador lo nota... no te parecio asi?

María Mercedes Cáceres dijo...

Me dieron más ganas de leerla, si en mercado libre la vi pero había que ofertar y no tengo usuario, me voy a tener que hacer uno. Gracias igual!

din dijo...

Hola Inés: ¿sabés? no me acuerdo, -la leí hace tres años atrás-. Sí recuerdo que empecé a leer el libro y no pude parar. Me alucinaba que me engachara hasta la forma en que hablaba de sus problemas informáticos... Y también recuerdo la enorme emoción que me dejó cuando la terminé de leer. Después me vino ese vacío que a veces viene cuando te despedís de algo muy querido.

¡Abrazo!

inés dijo...

la parte informatica es buenisima

Gabriel dijo...

Creo que la novela luminosa es el run run del cerebro del autor sin filtro, o con los necesarios para hacerse entender. Puede ser tediosa o atrapante, según el lector pertenezca o no a su especie.