miércoles

un gato propio qué sé yo

ayer no podía dormir temiendo que la gatita tuviera hambre, que no le hubiera dejado suficiente comida, y hoy después de karate me vine corriendo a visitarla.
sin ella, sin sus reclamos de alimentos y de cariño, no habría cierto eje que es tan necesario.

me gusta tener lugares donde debo ir. puede ser el trabajo, o el dojo, o si no la casa de la gatita. el espacio de uno es donde uno debe estar. no es fácil hallarlo ni hallarse en un lugar.
una vez la mujer de un famoso escritor me contó que a veces iba al escritorio de él, que era un departamento que él tenía como oficina, entonces entraba y cuando se acercaba a su escritorio propiamente dicho sentía que una gran energía como una pared la rechazaba. dijo que no podía entrar a ese lugar. cada uno hace lo que puede para concentrarse. la gente escucha mùsica en el colectivo.

lo cual me recuerda que en el viaje a tren a tigre viajé sentada al lado de un convicto. o tal vez no fuera convicto, ahora veremos cuál sería la palabra que lo define.
el estaba sentado a mi izquierda escuchando música tropical. lo cual me hacía muy feliz y casi diría que bailaba. enfrente mio una familia de brasileños jovenes y su hijita de tres años. el tatuado de la cabeza a los pies, ella muy gorda. el bailaba también, la chiquita bailaba y yo bailaba. maga se asomó y me dice de donde sale esa música, de acá, le digo, señalando al convicto. al mirarlo vi que leía un papel con atención. el titulo era SALVOCONDUCTO. y arriba un membrete de la penitencieria. comenzaba asi, un documento juridico: yo, silvia iparraguirre, autorizo a ..DNI n..  y el nombre de silvia iparraguirre se iba repitiendo en diferentes partes del documento. el muchacho rapado, con cicatrices gordas en el cuello y en la cara y con un bolso del tamaño de un preso... Sin duda era un convicto pero que tal vez salía de la cárcel con un permiso especial. Adiviné que no bajaría en Tigre, efectivamente, en carupá desapareció. El muchacho brasileño siguió bailando con su hijita, silbando la música que habíamos escuchado un rato antes.
maga se sentó al lado mío, era un convicto, tenía un papel que decía salvoconducto, le conté. Eso no es algo de los dientes?
no eso es tratamiento de conducto.
Entonces Maga recordó las cicatrices del muchacho y eso nos hizo pensar que sí, que seguro era un convicto.

en tigre se cortó la luz y nos lamentamos que no podríamos hacer nada, ni leer, que habíamos dormido tanta siesta y ahora trasnochar cómo?
yo estoy salvada, chicas, con la novela que traje, aclaré
cuál?
la novela luminosa
ja ja ja
juguemos a un juego, el del arca
que cada uno va llenando el arca con cosas y los demás tienen que descubrir la categoría
jugamos en la oscuridad, y miramos el fuego, lo que no nos permitia pensar mucho
mi categoria fue primero personas nacidad en eeuu
después, elementos organicos
despues una categoria desastrosa de nurit fue palabras terminadas en ión, que yo descubrí a la primera oportunidad. como venganza, decidió una categoria muy dificil que era letras pares o impares.
como deciamos nombres largos para poder pensar la respuesta y distraernos nos preguntaba: queres cebolla, queres morcilla, y yo me fastidiaba porque me desconcentraban sus preguntas, hasta que al final le dig opodriamos llevar a osvaldo baigorria, entonces se desestructuro por completo y mientras contaba las letras de baigorria nos dimos cuenta de que la trampa estaba en las letras y al final lo descubrimos.
maga hizo personas rubias, pero ya no nos daba la cabeza. ademas ahora que lo pienso menciono a darin y darin no es rubio. o sea todo mal. pero bueno