viernes

apicultora

no sé qué ponerme
estos días de frío me hicieron dar cuena de que necesito renovar mi placard
a diferencia de algunas personas que acumulan ropa de toda su vida, suelo dar la ropa que ya no uso, excepto las remeras de colección o ropa con significado emotivo que guardo en un tupper.
me gusta el verano y porque trabajo en la cocina viví en shorts deportivos y zapatillas deportivas o donkey, imitación de topper, que ya resultan impresentables también por lo sucias y rotas que están...

pero comprar ropa es difícil para mí. soy demasiado camaleónica, y nunca estoy decidida sobre cuál será mi actividad en la vida. seguiré trabajando en la cocina? por eso no sé qué ropa comprarme. al revés, muchas veces pienso en cambiar de trabajo y solo pensar en qué tipo de ropa me haria falta ponerme me hace desistir de cambiar de forma de vida...
si fuera apicultora, no habría problema. pero la histeria no tiene fin. veo pasar mujeres de oficinista y pienso ah, qué lindo vestirse de oficinista, luego veo viejitas que usan pantalones sueltos, suaves, -horribles pero cómodos- y pienso qué bueno ser viejito y no tener que vestirse de oficinista sino vivir en esos joggins - para mí la ropa siempre es un tema y debo cambiarme más o menos cinco veces por día para encajar en cada situación.
además, los dos kilos que subo y bajo nunca me ayudan porque pienso no estoy pasada, no me conviene comprar ropa ahora porqeu bajaré luego no , mejor no, porque subiré y me quedará chico... todo es mentira... me niego a comprar ropa esa es la verdad...
luego voy a comprar ropa y me gasto el presupuesto en ropa de fiesta que uso muy poco por ejemplo una chaqueta rosada, una camisa blanca divina...

me gustaría también en un paréntesis que no puedo abrir todavía, desarrollar las particularidades del cuidado de la belleza que atañen al ciclismo

qué alegría el miercoles tuve que faltar y ayer pude ir a practicar...
eso sí soñé una pesadilla que tenía que hacer un examen y me quedaba varada en el mar y al llegar tarde mi traje se caía, el cinturón también y los pantalones y me hacían hacer heian niddan con niños y me salía todo mal...
y era en la playa, en la arena.  o sea una pesadilla espantosa