sábado

esas abuelas


en el taller de autobiografía sale bastante el tema de los abuelos. por qué será que les tenemos tanto cariño?

hoy nos juntamos con julia a hacer la fritura italiana los crustules que nos enseñó la abuelita rita. bueno, la abuelita ya no está, pero los crustules continúan.

yo no tuve abuelos, solo una, llamada juliana, que no me dejó nada en particular, solamente me dijo: no podés usar esa remera que te deje ver los hombros. se refería a una musculosa. pero creo que era imposible hacerle caso.

mi abuela real podría ser beatriz, que me dio muchísimas cosas, incontables, tanto materiales como espirituales. compartimos muchas comidas aunque ella nunca se sentaba siempre comia sanguches de tomate parada con la mano e iba dejando las miguitas en la cocina. despues hacia sus crucigramas tirada en la cama y comia guiso de lentejas con zapallo y pescado hervido. a las dos nos gustaba mucho el yogur de vainilla y tomar leche fría a cualquier hora del día.
 ayer la fui a visitar y le llevé dos facturas de crema. charlamos largo rato, ella va tirando ideas y las deja inconclusas, yo las voy completando con sugerencias. a partir de mis propuestas vamos buscando sinónimos más adecuados que representen mejor sus sentimientos, es como mirar juntas una composición de la cual ella es autora.
cuando le hablo, le digo las cosas por la mitad, al rato me vuelve a preguntar lo mismo.
con este recurso me quedan contenidos nuevos que decir para no aburrirme y sentir que repeti lo mismo cuatro veces. los temas se van desarrollando por pequeños capítulos.
y tu hijo?
acá anda
dónde?
acá. no nació todavía
ah!
y el otro?
este es el primero
ah!! no sabía!
es varón
qué lástima, yo quería que fuera como yo
yo también quería que fuera Beatriz, así se iba a llamar si era mujer.
...
ahora es diciembre. después, enero, febrero, y nace en marzo.
tenés que avisarme
claro. mando un taxi y te venís
no, taxi no es necesario. yo me arreglo
...
sabés que ya no me queda mucho tiempo
si no sabés ni cuántos años tenés
...
a ver, cuántos años tenés?
no sé.
si recién te lo dije
bueno a ver decimelo de vuelta
tenés ochenta y...
...
ochenta y dos
bueno.
y en tu cumpleaños...
en abril
cuántos años vas a tener?
y, ochenta y tres
y bueno. cuántos años pensás vivir?
y, eso no sé...
podés vivir diez años más. noventa y tres.
en mi familia hay mucho de eso
vos no tenes dolores, no te quebraste un solo hueso, no sos como esos viejos
es cierto. pero claro, he tenido mucho trabajo con toda esta gente
qué gente? los hijos?
no, eso sí, pero no, la gente que se acercaba
los pacientes
sí, los pacientes
es cierto. vos trabajaste muchísimo ayudando a la gente.
sí.

mientras tanto, se había cortado la luz, y los viejos estaban en el comedor clamando y clamando que no andaba el ascensor, que la ventana estaba cerrada, que se había cortado la luz...
después julia me dijo que la luz se cortó mientras se estaba bañando
se ve que el tiempo que yo hablé con beatriz fue el tiempo que ella se bañó
y después nos encontramos en la parada del colectivo.





después justo me encontré en la parada del colectivo con julia
me tomé el cole y fuimos charlando hasta parque centenario
ahi me baje y me tome el colectivo
no se a todo el mundo le digo que estoy "descansando" "que no me puedo mover de casa". nada más falso, en verdad. me la paso yendo de acá para allá.

4 comentarios:

Graciana Méndez dijo...

Ine!!! Qué linda práctica de conversación con Beatriz y los abuelos, sean postizos o no, le dan más textura a la infancia.

Fernanda Castell dijo...

es que las abuelas introducen las golosinas sin culpa gran invento de la especie. felicidades!

inés dijo...

gra! nos vemos pronto, luego de las fiestas seguro! ganas de ver a los Niños!

inés dijo...

es cierto lo de las golosinas y la comida rica