viernes

Todo está abierto

en la computadora. el photoshop, internet y sus ventanas, cinco documentos de word, una carpeta de imágenescon la instrucción de búsqueda "crustul".

así es como debe ser. tengo la costumbre de dejar pendientes varias cosas para después acordarme qué hacer. mi agenda naufragó varios días entre mi ropa de karate en el bolso verde, y ni idea qué dice ahí, pero últimamente decidí llevar la ropa de gimnasia y demás elementos en el carro de supermercado, para no cargar tanto peso. voy a lucir una cartera normal, en bandolera, el resto del día, con la agenda dentro.

cada mañana que salgo de casa, armar el bolso rápidamente exige una serie de decisiones. jeanette dijo el otro día que la psicóloga deportiva le hizo un ejercicio. le preguntó: si estuviera enfrente de una chica x, en el torneo nacional, que es más baja que ella, -como lo deben ser todas las oponentes de jeanette, porque ella es muy alta) qué haría?
qué haría en qué sentido
sí, qué harías, cómo marcarías un punto
jeanette se quedó pensnado y puso varias opciones
mawashigueri, o oitzuki iakutzuki
bueno, pero elegí una
mawashigueri
bueno, ahora marcaste un punto, cómo continuás?
y así estuvieron hasta que jenaette ganó la pelea, pero la psicóloga le dijo que había tardado ocho minutos en ganarla, y que nada que ver con la realidad que tenìa que hacerlo en dos.
le dijo que eligiera esos movimientos y los practicara para ponerlos a funcionar en la próxima pelea.
bueno le dije a jeanette, pero cuando te tenes que bañar y cambiar no tenés que pensar qué tenés que hacer, y mirá cuánto tardás,
sí, dijo ella porque mi bolso siempre lo hago igual
es como que en su cabeza tiene estructurados todos los movimientos, y para poder cumplirlos en ese orden metodico tarda mucho más tiempo en bañarse que cualquier otra persona, porque cada cosa que hace la va pensando.
nos reíamos de cómo funciona la mente humana.

pero es cierto que armar un bolso nos implica toda una serie de proyecciones de qué haremos a lo largo del día, o antes o después de la activida principal -karate- que nos exigió armar las valijas.
a la gente metódica le encanta armar valijas.
así vamos día a día organizando el día a día. y sentimos que podemos tener cierto control de la existencia.

en muchas parejas, el hombre no arma la valija, se la arma la señora. no sé cómo lo sé,  pero estoy segura.