jueves

yendo al banco

hice miles de llamadas telefónicas, y por último descubrí que debo ir al banco, lamentablemente no hay otra manera de recuperarmi clave de home banking y la necesito de verdad.

bañarme queda descartado.
a partir de ahora, me bañaré en mi propio sudor, sí.

dando vueltas por las casas, yendo a lugares donde sí hay luz eléctrica, descubrí que pocas personas que conozco tienen aire acondicionado.

bueno, los locales dode compramos cosas, los bancos, etc, sí tienen aire.
hoy compré agendas. me falta un par de alpargatas regalo para martín.
si mal no recuerdo, al comprar alpargatas debemos elegir un numero menos del que calzamos. al menos así era cuando yo era chica.

luego más mails y llamados de trámites.