jueves

si hay fe, está por acá, cuando me acuerdo de un perrito que una vez cuidé. se llamaba poncho y era muy profundo. estaba lleno de afecto. vuelve a mí cuando me desespero y le grito a la gente que es mas inocente que yo. tendría que llevar una cadenita con su nombre grabado en oro.