sábado

libro prestado

acá tengo un libro prestado, se llama bosquejo de la infancia de thomas de quincey de editorial caja negra. es muy muy lida la tapa, gris plateada y negra.
antes de irme voy a saber mi ichin

dice

No así mi hermano. Aoristo, !en verdad! primus o secundus, qué importaba? Los adoquines eran algo, los ladrillos eran algo, pero !un tiempo verbal viejo y perimido! !Que un hombre adulto se ocupara de eso! !Y qeu este hombre fuera un abogado escocsés! En verdad había allí algo extraordinario. pag 105
-no me gusta que pongan el numero de pagina en el costado-


hm. no me gusta la palabra extraordinario, una persona que conozco la usa todo el tiempo y me choca. bueno.
opcion a) no debo estudiar mas literatura, y debo dedicarme a otro trabajo manual, como por ejemplo algo técnico.
b) mi trabajo monográfico será extraordinario, -el del seminario de vanguardias al menos- más allá de que algunas personas que piensan mas en los ladrillos no lo consideren así.

bueno estoy dando el mismo resultado al revés, es que me tengo que ir en dos minutos. chau.

intuyo que critica al hermano porque es profesor de griego.

c) está bien. yo no voy a ser profesora, entonces.