domingo

resumiendo, había hecho la masa de arranque y la dejé en la heladera toda la noche, llegué a casa a las cinco y la saqué para hornearlo a las nueve, pero me quedé dormida y me fui a un cumple entonces la volví a meter y pasó otra noche entera en la heladera.
volví del trabajo a las cinco, la saqué y debía hornearla a las nueve, pero para hacer un experimento, decidí partirla por la mitad, hornear una parte a las seis y otra a las nueve. salieron mejor los panes horneados a las nueve. lo llevé al trabajo y el pastelero me dijo que mi masa madre necesita todavía mucho tiempo para mejorar, o sea que debo refrescarla -es decir que la voy renovando- a mi entender, para ser de los primeros panes quedaron muy muy bien y el sabor es muy bueno. hoy hago otro.