jueves

skaters

el otro día vi en una capilla de la calle serrano que un grupo de chicos de once y diez años pusieron unas tablas en la escalinata -sobre dos escalones de la capilla san migue aracangel- y lo usaba para saltar con las tablas de skate. algo parecido a un altar del skate, el conjnto de escaleras que no llegan a ser escaleras, apenas dos escalones, y una rampa que no llega a ser rampa, la iglesia que no llega a ser iglesia y los chicos que no llegan a ser chicos ni tampoco adolescentes, prepuberes como lolita, algo indefinido ni niños ni jóvenes, ni adultos y mucho menos ancianos haciendo skate en esa capilla, un poco profanaban esa iglesia que no suele considerarse lugar de juego, otro poco quién duda que dios los bendecía...