viernes

gpc


bueno, tener treinta años no me impide seguir mandándome cagadas.
hoy casi llego tarde a la práctica -cuándo no-. pero esta vez, hubo razones de peso.
una paloma me cagó el karategui! perdí valiosos minutos sacando la mierda seca de una paloma que se había depositado en la pierna derecha del pantalón del traje. debo considerarlo una muestra de buena suerte: lo contrario sería obcecación.
luego, no me acuerdo qué pasó.

lo importante es que he llegado a casa luego de un día demasiado largo
que incluyó todo tipo de percances y corridas. desde colegiales al centro luego a barrio norte, palermo , barrio norte y san nicolás.

la buena noticia es que nancy consiguió un montón de trabajos en el barrio. en dos días resuelve cuatro o cinco trabajos, lo que no es poco.
gracias a ramón el portero, nancy limpia el kiosco, una librería y una casa de las viejitas, y además la casa de gregorio le queda a cuatro cuadras. mejor imposible.
dios le sonríe a nancy en estos días porque además su corazón está contento porque anduvo con un chico.
eh! no cualquier día, eh?

hoy martín salió para mardel y me olvidé de darle las bombachas de campo.
bueno no todo es negativo de que doctor m no esté, porque ya que no está, no me pienso bañar. y aparte voy a dormir con la bolsa de agua caliente. ah, y me compré un librito de pía bouzas, el polaco
he dicho!