lunes

siguen las arañas

en tan solo dos días construyeron su casa... entre la pata del escritorio y ... mis botas de cuero, que dejé ahí cuando estaba buscando algo que ponerme y medio que las abandoné... bueno, las arañas no saben nada del caos, evidentemente... o tal vez sí lo sepan... la naturaleza es así.