miércoles

qué no haré para entretenerme un rato

siempre que alguien interrumpe la clase de karate y el sensei sale a atender, voy corriendo y me asomo por la ventana para cheuquear el elstado del tiempo. en parte porque veo moverse la copa de los árboles que están enfrente y me pregunto si hay nubes, si va a llover o no. cuando vuelvo, le pregunto a algún compañero: lloverá?
más a la chica que es de misiones porque la gente del pueblo le interesa más el tiempo.
y ayer qué pasó, que no va y se larga a llover en mitad de la clase. entonces el sensei nos dice ahora van a tener más aire porque se acaba de largar a llover. pido permiso y voy corriendo a la ventana. efectivamente está lloviendo.

y lo que pasó ayer?
que por primera vez fui al trabajo en colectivo.
y siempre que salgo un poco más atrasada veo en callao y córdoba que pasa el 140. y mala señal porque en teoría tendría que verlo al final del camino en colegiales. pero, a no desesperarse: qué ocurre, que primero me pasa, y luego yo lo paso a él, y así todo el camino porque va muy despacio el cole, y yo pensaba ya el colectivero me debe conocer, porque esto pasó mucha sveces, y si un dia se rompe la bici y viajo en cole, capaz me reconoce.
y salí corriendo de casa, temprano y llegé a córdoba y justo viene el 140, y lo tomo y el chofer de cincuenta años no me reconoció.
era toda mi imaginación que el chofer me conocía.
y aparte, las ventanillas eran ahumadas y casi no se veía para nada para afuera.
y otra cosa que me sorprendió fue que el colectivo no iba tan despacio como yo pensaba.