domingo

volviendo del supermercado.. un domingo a la una y veinte aprox.

el otro día me invitaron a dar una charla sobre una idea genial en la nyu sede argentina... volví al mismo ambiente de las clases de español, alumnos de veinte años, de estados unidos. un aula muy prolija y equipada co computadora mac y proyector. proyecté un powerpoint que mostrataba mi fotolog y mi blog. creo que a las alumnas les gustó. y me hicieron un montón de preguntas!
pero no volvería a dar clases. es tan sofocante enfrentarse a los alumnos.
mientras hablaba, presté atención a la dinámica de la clase... estaba obsesionada por lo de siempre: el equilibrio delicado entre la partcipación de los alumnos y la intervención del profesor...qué difícil es dar una buena clase... el trabajo de un profesor es admirable.

un día le dije a un amigo: sos becario de princeton, darás clase de literatura. como diciendo tu profesión está solucionada. entonces me dijo: no se puede enseñar literatura. es cierto, pensé. y lo sigo pensando.
qué vas a enseñar?
no se entiende muy bien qué es lo que se está enseñando en una clase de literatura...
es tan confuso
creo que es lo más confuso que se puede enseñar. más confuso que flosofía o arte plástico.