miércoles

increíble

el día de ayer fue memorable.
lo primero que hice al levantarme fue romper un plato. o sea, primero puse un pie en el piso. después, fui a apagar el despertador y un plato de loza gruesa se estrelló contra el piso. el plato donde poníamos el espiral. sí,  era hora de que lo sacáramos, pero a veces hace mucho calor y vuelven los mosquitos.
martín justo había ido al baño. levanté los pedazos de plato y los tiré en el tacho de basura de mi escritorio. prendí la estufa de paso.
así empezó. el resto del día, ni me acordé lo del plato.

ayer me costó concentrarme. hoy me levanté muy temprano para poder hacer cosas antes de salir de casa
sali de casa a las ocho
fui a dar una clase y a ver a beatriz
le prometí la próxima llevarle las cookies que me salen tan ricas tipo pepitas
le encantan
después volví a casa y me quedé dormida en el piso
ronqué y bueno me tengo que concentrar
lo que pasa es que el sábado es mi examen de karate...