viernes

no tengo ganas

era mala palabra cuando era chica. con el tiempo aprendí que es mejor guiarse por las ganas, siempre que es posible.
hay más para decir pero ahora tengo ganas de dormir la siesta.