sábado

vino el hombrecito

que te llena de arena los ojos con una carretilla y podría dormir de no ser por las papas fritas a la provenzal que almorzamos hoy en el tigre.

me saqué la venda y vi que me falta el ochenta por ciento de la uña. yo pensé que me faltaba un treinta pro ciento y martín pensaba que me faltaba un pedazo de dedo, los dos estábamos equivocados un cincuenta por ciento.

y hacia adentro de la categoría dedo sin uña, hay comoo una parte limpia y en la mitad hay como una especie de agujero sangrante que no entiendo qué significa. o sea, me querés decir que la uña se sujeta por una especie de centro y que el resto de la uña está flotando? porque eso es lo que interpreto, que al ser arrancada de ese centro como una planta, hizo sangrar el agujero que la sujetaba pero que el resto era como que flotaba en el aire, en fin.

ir a tigre me hace doler la cabeza porque no paro de ver cosas y me pregunto el por qué de todo, por qué el papel higienico de este lugar es tan feo, porque no se hunde ese barco abandonado, cómo se enterará la gente de que existe esta única ferreteria,
af, qué cansancio ni siquiera debería haberlo escrito...

y en un momento pasamos por "tres bocas" donde aparentemente se arrojaron las cenizas de roberto arlt. ya de solo pensar en un libro me duele la cabeza.

en realidad, el dolor de cabeza proviene de esta pregunta qué catzo estamos haciendo acá en tigre?