miércoles

ojalá algún día

las calles estuvieran vacías y nevara y los edificios en vez de congelarse se derritieran pero el agua, en vez de bajar subiera, y yo, en vez de flotar, cuando acelerara en la bici, volara, pero en vez de subir, bajara y en vez de hundirme surfeara, y cuando el sol saliera, la luna volviera y juntos brillaran de una manera que nadie mas vería, sólo yo, porque la ciudad estaría vacía.