martes

holy!

Esta palabra se me vino a la cabeza y no me la puedo sacar.
En las películas dicen holy shit, o sea la reverenda mierda, o santísima mierda,
holy a mí me parece una palabra llena de vida y de sorpresa. pero también leída en español es un diminutivo de hola y también como si dijera un diminutivo de oh la la
holy!

holy!

ayer y hoy me tuve que hacer el gran madrugòn para ir a dar unas clases.
reemplazo a una profesora de español, pero me gustaría que ella renunciara y me dieran el curso a mí. mis alumnos son chinos, y a mí me caen muy bien. me parece simpáticos, y son extrovertidos dentro de su timidez oriental. son jóvenes, algunos bastante perdidos en el idioma, alguns son muy vagos, otros son voluntariosos y amables.
son ocho chinos muy simpáticos y los acompaña su cuidadora, una chica que los ayuda a ir de un lado a otro, o a que la mafia china no se los lleve, ni idea.
viven todos juntos en una quinta en caning. vaya a saber cómo será su vida. no entendí del todo si hay más estudiantes en esa quinta. pero parece que sí, que hay muchos más.

el finde tenía que trabajar y no hice nada.
terminé de leer el parque del desasosiego de margaret laurence y me encantó.
luego, el desasosiego de no saber qué leer. qué horrible es empezar un libro nuevo.
pero tuve suerte que la casualidad me hizo encontrar algo en la biblioteca de martín, un libro de grace paley, batalla de amor, pero en inglés tiene otro título.
unos cuentos muy divertidos, llenos de su aire cada uno de ellos.

pero hay más.
tengo que contar una anécdota muy graciosa igual lo dejo para mañana me voy ahora a ver el gran gatsby.