martes

Parece que no puedo quedarme en paz hasta que redacte la lista de compras de la verdulería.

Es que sin lista, seguro que me olvido algo.

Me gusta hacer listas de compras, y al mismo tiempo no me gusta.
O sea, me gusta escribir la lista, pero algo no está del todo bien, porque siempre me la olvido o cuando voy a comprar no la miro. Capaz que al escribirla ya me acordaba, entonces solo era importante ese momento, y luego el papel en sí no servía para nada.

Por otro lado, nunca hay papel para hacer la lista de compras. Hay papeles por todos lados, pero ninguno sirve para la lista.

Pero no sé por qué vendría a hacer la lista acá. La lista se escribe en manuscrita.
O si no, es horrible.

Me gusta hacer las listas, o si no antes en mi cabeza no había nada.
Por ejemplo las listas de invitados, las listas de las cosas que necesitamos para festejar el cumple...

Lista que acabo de escribir:

Pescado
apio
roquefort
crema
un pollo
manzanas verdes
apio
naranjas
cebolla
zapallo
nueces
una bolsa de caldo natural
lechuga
coliflor

esto es por la ensalada waldorf para paula con pollo al horno con caldo y por el pescado con purè de zapallo para mì, y por la tarta de cebolla y queso para m, y por lo del pollo para euge y la ensalda de lechuga y coliflor con que pienso sorprenderla.

el roquefort es poruqe a mí se me dio la gana.
a veces los caprichos me llevan a un extremo demasiado loco: ayer pan con patè, y para cenar, arroz con hígado... ok.