lunes

elios

ellos pagan, pero no son mis clientes, su opinión es importante para mi trabajo, pero no son mis jefes, les doy órdenes, pero no soy su superior, juego con ellos, y a veces me preguntan cómo usar el colectivo, pero no son mis hijos, trabajo con ellos y ellos trabajan conmigo, pero no somos compañeros, me cuentan intimidades, que se están quedando ciegos o que alguien intentó abusar de ellos, pero no soy su amiga. son mis alumnos, un grupo con su propia personalidad, donde cabe el casillero para el discapacitado, el nerd, la belleza americana, la hija de una pareja hippie, un hipster, alguna sexualidad difusa, un pelirrojo, un alemán racista, el dislépsico, el medicado, el discrminado, el traga, el vago, el que parece argentino, el negro, el japonés, el indio, el hispano, el judío, futuros trabajadores de las ong.