domingo

jazmín

primero me pegué en un chevalier, me agarré del picaporte de porta equipajes, después me iba a pegar en un auto común en un ford fiesta, con la sorpresa de que claro, me iba a pegar agarrándome de la puerta porque traía la ventanilla abierta, lo cual podía asustar un poco al conductor-a.
cual no es mi sorpresa cuando al aproximarme veo la carita de un perro igualito a jaszmín de susana... uno de esos con pelo color canela, muy brillante, y un moño rosa en el flquillo.
me agarro un toque de la ventanilla y el auto me lleva boom boom me acerco acaricio la cabecita de jazmín y ya estoy adelante del ford fiesta.

la gracia que quedé en exlplicar está en los contrastes, gran colectivo, auto pequeño y perro más pequeño aún, extrema velocidad, aridez del tráfico versus la dulzura del perrito y la suavidad de su pelo, velocidad, y audacia agresiva de la conductora versus espíritu su humano y cariñoso...