martes

otra vez!

me proponía doblar la ropa, pero si lo escribo es porque no lo estoy logrando ...
faltará algo de luz en mi cerebro? jamás... la economía neuronal es sabia. deciden dormir, callar, o darun pasito atrás que será el gran salto hacia la aventura...
mientras tanto, escucho viejas locas: todo sigue igual...

ay!
no tengo energía para chequear mails que demandan mi atención neuronal.

doblar la ropa no sería relajante?
sí, pero como me acabo de bañar las texturas secas de la ropa bien seca hace días podria destruirme las yemas de los dedos, ya dañadas por tanta agua caliente.

nunca has sentido que la casa te rodea agobiándote: tiene solución, que llegue la hora de la cena y preparar un rico plato de pasta con manteca y queso
y la ropa?
la dejamos para mañana, chauchi!