sábado

eh, amigo

charlando con desconocidos

estaba en la heladería con eliana, pedimos un cuarto para compartir y mientras yo elegía ella fue a tomar agua. al lado mío había un hombre pidiendo dos kilos y decía dame esto, esto y esto y cada uno era un gusto pero no dulce de leche sino gustos muy variados y nuevos, al ver esto no pude evitar decirle
-ah, vos sabés bien lo que querés,
-sí, respondió él porque con esta promoción siempre llevo dos kilos, es buenísima
-pero hoy es miércoles
-no, la promoción del .dfjdf no sé qué banco
-ah...
-cerralo cruzado por favor -se refería al empleado que le pusiera doble sticker ccruzado al bote de helado deus!-
al ver que el empleado hacía exactamente lo que él quería el hombre susurró para sus adentros
-bien
esto me desanimó mucho. y al sacar el empleado el segundo bote hizo un ruido el telgopor y me dio un desánimo grande, no podría trabajar en heladería, pensé proqeu el sonido y el tacto del telgopor me saca de la cabeza...

vinieron a romper la vereda por séptima vez mas o menos
no sé si macri busca el oro -ya que vivimos a la vuelta de la calle del oro- o si estará buscnado petróleo o qué estará buscando
se rompió todo hasta las diez de la noche salgo de casa y veo un pasillito chico y a los costados montañas de tierra de un metro de altura y unas barreras de madera a cada lado.
enfrente el portero y un desconocido, empiezo a gritar

-ehhh! qué pasó, me rompieron la vereda, y ahora?
veo un obrero
salgo con la bici y veo a un obrero -ruido total-
--eh amigo! eh! -se saca los tapones el muchacho-
-eh, amigo, otra vez acá? hasta qué hora van a romper?
-?
-hasta qué hora van a romper?
-hasta las diez!
-eh, mirá que quiero dormir esta noche!
ya el obrero empieza a querer hacer un chiste respecto a lo que dije, pero estoy del otro lado del semáforo...

por último, en bicicleta, un basurero me grita algo, desde arriba del camión y yo le respondo tirándole un beso, se ríe y yo no me río, pero sonrío con mucha alegría.