lunes

éstos

miro para abajo y veo mi delantal blanco. este delantal es lo más lindo del mundo. es de algodón blanco y no tiene ninguna mancha. tiene algunas arrugas, un poco de harina, y me gusta atarlo para adelante así que también hay un moño a la izquierda. también hoy aprendí una nueva manera de atarme el cinturón.
el karategui también es blanco, el cinturón nuevo es celeste.

cómo compré el delantal y el cinturón

salí del trabajo pensando cómo encarar desde triunvirato el cid campeador para bajar por días veles, tomar medrano y luego independencia hacia musashi. pero ir a chacarita me bajoneaba, así que fui por forest corrientes medrano independencia, bebiendo unas mandarinas secas que deseché rápidamente.
pensé en cómo comprar el cinturón
entraré, diré buenos días y esperaré que me digan _¿qué desea? y responderé un cinturón celeste.
esperé pacientemente que el cliente comprar un libro de aikido.
-qué desea?
-un cinturón celeste
-de qué disciplina
-karate

pero el cinturón talle niño me quedaba corto, y no había mi talle, 1, 60.
además, el cinturón de musashi es de color celeste oscuro y a mi me gusta el de shiai que es celeste claro. me tuve que ir

tiré a la basura la bolsa con cáscaras.
fui por colombres hasta belgrano y luego once, pasé por la calle nueva rodeando cromagnon
y llegué a ombú donde compré un pantalón negro de cocina pero no me gustaba el delantal ni los zapatos de panadero que no había mi talle 37.

pero a la vuelta de casa por salta hay un local de cocina entonces fui ahí.
por corrientes y talcahuano hubo un incidente.
en medio de un taxi y un colectivo me enganché con el espejo retrovisor, adonde vas pibe me dijo el taxista, y me peg´un manotazo en el brazo. yo enganché el manubrio por adentro de la puerta trasera del colectivo, qeu estaba abierta, y pasé, pensando, me banco que me pegue el taxista, no seré vioelnta, pero al superar el colectivo, giré por adelante del colectivo, y retomé y por atrás del colectivo todavía estaba ese tachero a dos por hora, vagueando mal, me le acerqué de frente y le escupí el capot, gran sorpresa del tachero, bueno, obviamente huí del lugar de lo hechos, ya está te la merecías y de yapa me queda la adrenalina que faltaba... ahora, a comprar el delantal...

y así fue como llegué y me atendó un hombre de mala gana y le pagué pero qué hice al llevarme el delantal, me lo dio en una bolsa de plástico, y tomé la b olsa de plástico y saqué el delantal de adentro y le dejé la bolsa en la mesa como diciendo tomá tu basura, amargo... contaminá el mundo en otro momento!

y después tomé mates con eve y me fui a samurai donde pensé seguro deben vender cinturones, se acuerdan que allí compré mi primer traje de karate y en ese momento sensei inoue me miró y me dio el talle que correspondía y yo no me lo tuve que probar porque era el talle, o sea tenés que ser bastante necio para pretender probártelo si te lo está dando así no?
así que llegué a samurai pero sensei inoue estaba hablando con un muchacho en realida del muchacho estaba hablando y me di cuenta de que el sudamericano no terminaba más la charla, y pensaba pobre sensei, de origen oriental, qué paciencia debe tener para aguantar este estilo de chicle del que nunca se despide como que no hay kimé en las interacciones entonces en un momento sensei dice ok! y hace un gesto con las manos como aplaudiendo yo pensé pibe date cuenta de que estamos "cerrando algo" dios, y fue entonces que con gran esfuerzo se retira el muchacho y puedo yo ingresar en la oficinita, y preguntarle si tiene cinturones
de qué color ?
celeste?
para quién
para mí
entonces busca, saca uno, y yo lo meto en la mochila
cuánto es?
pago,
gracias, ya hago el gesto de irme
sensei me pregunta
y ? cómo anda?
bien sensei
practicando fuerte?

pero practicando fuerte, de verdad?
sí, sí. siempre! bueno, se me hace tarde me tengo que ir, sensei, chau!
os, saludo al sensei y al otro muchacho que está parado
y salgo corriendo porque se hace tarde para la clase
bueno así yo considero que debemos hacer las transacciones
rápido y sin dolor...

fue un dia de shopping productivo